Manjar un manojo de menta, mezclar con fécula de maíz y pasar sobre la piel. La menta refresca, la fécula hace que la piel no pique y al no picar, no se rasca al no rascar, el salpullido desaparece.

Comentarios